La voz del ratón

Walt probaba una vez más la amarga realidad de los negocios.

Su pequeño estudio que hasta hace poco se llamaba “Disney Brothers Cartoon Studio” ahora cargaba solamente con su nombre y la responsabilidad se multiplicaba. Con su hermano Roy siempre respaldando, había sido posible construir un pequeño gusto -el de dibujar- en un negocio casi rentable y eso era algo que Walt agradecía y valoraba. No cualquiera está dispuesto a creer en las locas ideas del hermano menor.

La loca idea de Walt Disney había sido convertirse en caricaturista. Un animador que fuera capaz de vivir de esa ocupación y construir un estudio exclusivo de animación. La visión de Walt comenzó desde muy joven, y conforme fue creciendo comprobó que ese era el camino que quería recorrer sabiendo que sería cuesta arriba.

Aunque era bueno para la escuela, la abandonó y se unió a la cruz roja y viajó a Europa, específicamente a París en donde pasó sus días como chofer de ambulancia, y en la cabina del vehículo pasaba los momentos de ocio dibujando, dibujando y dibujando. Así llegó a la conclusión que todos celebramos, la definición de su carrera profesional.

Walt regresó a América y con su hermano fundaron el primer estudio de animación de Hollywood. El estudio de los hermanos Disney comenzó a trabajar en Octubre de 1923.

Walt consideraba que tenía la naturaleza de un experimentador, siempre buscando formas innovadoras y diferentes, convirtiéndose así en la fuerza impulsora del pequeño estudio que sobrevivía apenas.

Sus primeros trabajos fueron vendidos a Universal Pictures, que distribuían el trabajo en salas de cine y con los que firmaron un par de contratos que les ayudaban a pagar la renta. Walt sólo pagaba una renta pues en esas épocas dormía en su oficina ya que no había para más por el momento.

Cuando llegó su primer éxito, fue con el conejo Oswald, diseñado por Walt y el animador Ub Iwerks. Oswald había mantenido buen reconocimiento del público y ya habían trabajado un año completo con el personaje.

El conejo de la suerte Oswald no trajo fortuna a su creador original, pues según el contrato, Universal resultó ser dueña de los derechos del conejo, y con la intención de sacar a Disney de la jugada, contrató a varios de sus animadores directamente para así pagar menos por el personaje.

A pesar de ser un duro golpe, Walt entregó su conejo a Universal y en especial le dejó su legado de buena manera a un joven animador que trabajaba en Universal llamado Walter Lantz. Lantz crearía uno de los personajes más famosos del mundo animado, Woody Woodpecker, conocido en español como el Pájaro Loco.

Pero Walt no se quedó con los brazos cruzados y comenzó a trabajar en su nuevo personaje.

De regreso de una reunión poco exitosa en New York, en el tren a Los Ángeles Walt garabateó en su cuaderno la idea más prolífica de su vida. Para el momento que  llegó a Los Ángeles, Mickey Mouse había nacido.

Era 1928 cuando Mickey Mouse -o Mortimer como pensaba bautizarlo originalmente- veía la luz en los estudios Walt Disney. Ub Iwerks pulió los rasgos del ratón del borrador de Walt.

El ratón tenía un gran parecido con su antecesor Oswald, pero además contaba con una personalidad definida que le permitía ser un personaje más completo comparado con los que existían en esa época.

La primer animación de Mickey Mouse fue “Steamboat Wille”, siendo el mismo Walt el que prestó la voz al ratón. Mickey Mouse encantó al público alcanzando un total éxito, el primero de muchos y el que salvó al pequeño estudio de la bancarrota.

Walt Disney creó un camino para muchos otros soñadores, ya que llenó varias horas de nuestra infancia y ayudó a germinar la semilla de la imaginación en la mente de millones de niños pequeños. Su comienzo no fue sencillo y su necesidad de persistir era indispensable para lograr sus sueños.

Finalmente el conejo Oswald le trajo la suerte que tanto necesitaba a Walt Disney. El conejo se hizo a un lado y le dio la oportunidad de triunfar al hombre que disfrutaba haciendo lo imposible, alcanzando sus sueños de la mano de un ratón.

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *