La refrescante conversación de las cosas

David tenía sed. Se encontraba en su oficina, en uno de los muchos edificios de la Universidad de Carnegie-Mellon en Pittsburgh, Pennsylvania y quería una Coca. Lamentablemente para él, la máquina de refrescos de la universidad estaba muy lejos de su edificio y en más de una ocasión cuando llegaba a la máquina la encontraba vacía.

Como muchos de los grandes inventos de la humanidad, este era un caso donde la necesidad (y algo de pereza) propiciaban un cambio inesperado. David Nichols no quería recorrer el largo camino hacia la máquina de Coca-cola para regresar decepcionado y sediento a su oficina una vez más. Algo había que hacerse. David y otros sedientos ingenieros hackearon la lejana máquina. Le pusieron sensores, escribieron software y la enchufaron a la red. Así nació el primer aparato conectado a Internet. Era 1982.

Termina de leer la historia en: https://periodicocorreo.com.mx/otras-voces-mauricio-mokarzel-12-febrero-2018/

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *