Jugar Bien

Ole, era un carpintero como cualquier otro, construía casas en su natal Dinamarca en el pueblito de Billund, donde vivía con su esposa y sus cuatro hijos. Como cualquier otra persona tuvo reveses en su vida profesional que lo empujaron a cambiar de rumbo y en 1932 su negocio de carpintería se fue a la quiebra, viéndose en la necesidad de despedir a todos sus empleados. Fue una mala racha que concluyó con la muerte de su amada esposa Khristine ese mismo año.

Jugar con Madera

Ole estaba desesperado, no tenía trabajo, y pasaba los días deambulando en su taller, haciendo muebles, como siempre, pero ahora los hacía de tamaño diminuto.

Primero fueron pequeños muebles de madera, sillas, mesas y escaleras diminutas, que le dieron una idea a Ole Kirk Christiansen. Haría juguetes.

El primer juguete que diseñó fue un pato al que le colocó ruedas y un cordel para que los niños pudieran jugar con él. Siguieron otros juguetes más, un coche, un autobús y un yo-yo, todos hechos con madera y gran calidad.

Aunque era excelente carpintero, Ole era malo para las cuentas, lo que afectaba al naciente taller de juguetes. Su hijo mayor Godtfred en lugar de jugar, decidió ayudar a su papá después del colegio llevando la administración del pequeño negocio.

Un tiempo después, el negocio apenas mantenía a la familia Christiansen, y Ole decidió que necesitaba un mejor nombre para sus productos. Las palabras “Leg godt” significan en danés “jugar bien”, y sobre esta frase, utilizó las primeras dos letras de cada una y le puso a su compañía el nombre LEGO.

Lo que Ole no sabía y que parece una coincidencia es que “legó” en latín es un verbo que significa unir.

Jugar con Plástico

Como si fuera premonitorio el futuro de la joven compañía se encontraba en unir piezas. Pero mientras Ole seguía fabricando juguetes con madera, esta se comenzaba a escasear y cada vez era más difícil conseguir la materia prima. Ole comenzó a buscar alternativas, y el metal era el primer sustituto viable.

Lamentablemente el metal comenzaba a escasear también, ya que en esas épocas se gestaba un evento internacional que requería todo el metal posible. La segunda Guerra mundial.

Esto orilló a Ole a pensar en un juguete hecho de otro material, y el candidato natural fue el plástico.

En esos tiempos se comenzaban a vender unos pequeños bloques huecos que se unían para formar frágiles estructuras como casas y pequeños escenarios. Ole decidió fabricar de esos.

Los primeros bloques que Lego fabricó tenían colores brillantes y atractivos a diferencia de los que vendía la competencia.

Jugando Mejor

Ole y su hijo Godtfred dirigían una compañía que cada día lograba nuevos éxitos, dominaba el mercado de los bloques y había patentado un sistema único de ensamblaje que permitía que los bloques se pudieran unir y mantenerse firmemente en su lugar, lo que ningún otro competidor podía hacer.

Cuentan que para evitar que nadie copiara su sistema, enterraban los moldes viejos en la tierra, y posteriormente insertaron la marca en cada uno de los bloques, garantizando la calidad y la experiencia de todos sus productos.

En 1978 en los últimos años de la administración de Gotfred, se incluyó en el set de piezas 600, la primer mini-figura de Lego, un sonriente policía de cara amarilla.

Creada por Nygaard Knudsen, logró darle una experiencia humana y cercana a todo lo construido con bloques Lego. Fue un éxito inmediato y contundente.

Pasaron muchos años llenos de fracasos y éxitos.

Desde el momento que Ole comenzó a tallar el primer juguete de madera hasta la actualidad, la compañía sigue siendo propiedad de la familia Chirstiansen, dirigida por el nieto de Ole.

También, Lego sigue manteniendo la filosofía original proporcionando un entretenimiento creativo que permite a los niños soñar en grande.

La perseverancia de su fundador para salir adelante a pesar de haber enfrentado grandes obstáculos, así como su capacidad de reinventarse y de transformar su negocio para sobrevivir, nos muestran grandes oportunidades, dando nuestro máximo todos los días y confiando en que jugando bien, podemos construir un mundo mucho mejor.

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *