Fake News

Marco Antonio había perdido la batalla. La guerra que nunca quiso pelear, la guerra contra su amada república. Cundo el Senado romano, manipulado hábilmente por Octavio, declaró la guerra contra Egipto, Roma dejaría de ser su hogar para siempre. Aún cuando su corazón nunca le fue infiel a su patria, sí compartía sus sentimientos con alguien.

Todo comenzó con Julio Cesar, cabeza del gran imperio romano. Marco Antonio fue leal a su amigo y siempre estuvo de su lado, lamentablemente el amor confundió sus caminos, al momento que ambos amaron a la misma mujer. La persona en cuestión era Cleopatra. Gobernante del gran Egipto, conquistó ambos corazones, primero uno y finalmente al otro.

Aún con sus diferencias Marco Antonio fue leal al Cesar. Cuando este fue asesinado, el fin de la república comenzó a configurarse y no hubo nada que se interpusiera a este destino. Ni siquiera Marco Antonio.

Al abrir el testamento de Julio Cesar, se supo cual era su voluntad respecto a su sucesor y heredero al trono. Su sobrino Octavio, un joven que gracias a sus habilidades logró construir una historia que hasta la fecha se considera verdadera.

Marco Antonio no era mal visto por el pueblo, y eso no era algo que a Octavio le conviniera. Por razones meramente políticas, diseño una campaña de desprestigio contra Marco Antonio, la cual redefinió el concepto de propaganda, mostrando el poder que tiene una mentira cuando es contada adecuadamente. Y así lo hizo Octavio.

Primero, construyó toda una historia sobre Cleopatra. Al no ser común en la sociedad romana que una mujer tuviera ese tipo de poder, fue sencillo desprestigiar a la gobernante de los egipcios. Se presentó ante el pueblo romano como una manipuladora deseosa de poder, llena de ambición y sin ningún interés real por Marco Antonio. Dicen que la historia la escriben los vencedores y este es un gran ejemplo de esto.

Esta versión de Cleopatra fue rescatada por Shakespeare, al basar su obra en un texto escrito por Plutarco, doscientos años después de que viviera cualquiera de estas personas. Al quemarse la biblioteca de Alejandría se perdió cualquier otra fuente de información diferente a la de los manipuladores ejercicios de Octavio.

Una vez que el pueblo lo creyó, siguió el desprestigio de Marco Antonio, al cual le difamó haciendo público un supuesto testamento donde pedía ser sepultado en Egipto y con los rituales faraónicos.

Las noticias falsas, comúnmente llamadas “fake news”, no tienen nada de nuevo, y siempre han existido como instrumento para alcanzar algún éxito, principalmente en lo político.

Octavio, que podríamos considerar el padre de las “fake news”, las utilizó para consolidar su poder y eliminar el sistema político de Roma, convirtiéndose en Augusto Cesar,  primer Emperador del Imperio Romano.

Algunos siglos después, la cabeza de María Antonieta rodó por el suelo francés, debido a la publicidad negativa y manipulada que se distribuyó entre el pueblo a través de folletos llamados “canards”.

Los nazis también fueron grandes usuarios de la propaganda, difundiendo las noticias que ellos consideraban favorecían a su causa, y negando los hechos contrarios al tercer reich.

Una de las recientes intervenciones de noticias falsas, tuvo un papel estelar en el proceso electoral de 2016 en los Estados Unidos. La utilización de “fake news” fue decisivo e inclinó la balanza a favor de los republicanos, dándole el triunfo a Donald Trump.

Un estudio realizado por Brendan Nyhan de la universidad de Michigan llegó a descubrimientos interesantes. Un factor relevante para la difusión de noticias falsas es la edad, mucho más representativo que los estudios o el género. Arriba de los 65 años, las personas son más susceptibles de creer y difundir una noticia falsa. En el caso de los seguidores de Trump, las noticias falsas favorables tuvieron un alto nivel de credibilidad, mucho más que los demócratas con las noticias falsas a favor de Hillary Clinton. La gente creía todo lo que se dijera bueno de Trump. Finalmente se han descubierto algunas irregularidades en el proceso, desde el papel de Facebook en la divulgación de información falsa y el mal uso de información confidencial, hasta la intervención de los rusos en la campaña de Trump.

Todo esto lo podrá juzgar la historia al pasar los años, pero algo importante que debemos contemplar es que el daño que generan las noticias falsas se queda ahí, aun cuando la verdad sale a la luz posteriormente.

Por eso debemos ser cautelosos con la información que creemos. Actualmente existen herramientas de verificación de datos que nos pueden ayudar a saber si una noticia es falsa. Basado en la metodología del portal politifact.com, en México existen iniciativas  como “El Sabueso” y verificado.mx  donde se analiza el discurso político y se verifica su autenticidad. Google y Facebook ya están haciendo su parte con distintas estrategias.

Según un estudio de Reuters Institute, México es uno de los países con mayor influencia de las “fake news”, por lo que debemos evitar encabezados morbosos, siempre usar fuentes confiables y verificar los datos.

Cuando Marco Antonio perdió la batalla de Actium, recibió una noticia terrible. Cleopatra se había suicidado. En ese momento el hombre que solo había amado a su patria y a Cleopatra, había perdido a ambos, por lo que tomó su cuchillo y lo clavó en el pecho, hiriéndose de muerte.

Tristemente esta noticia era falsa, posiblemente difundida por Octavio, ocasionando que Marco Antonio y Cleopatra se suicidaran, pensando que el otro había muerto.

Te invito a cuestionar la información que te llega y checar que sea real no vayas a terminar engañado como inocente palomita.

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *