Explorador multi planetario

Elon, rompía su dieta baja en carbohidratos. Frente a una estatua perfecta hecha de algodón de azúcar, demostraba de una sencilla pero poderosa forma que las reglas, cualesquiera que sean, podían romperse. Su apetito, tan intenso como su personalidad, había hecho desaparecer su platillo en unos cuantos segundos. La persona con la que se había reunido a cenar no tuvo más remedio que compartir con él su filete, el cual le dio batalla por otros 90 segundos. Insaciable y acelerado. La realidad es que Elon Musk es así, en todo, no solo en la comida.

El creador de empresas como Paypal y Tesla, ha alcanzado el nivel que solo pocos empresarios llegan a lograr: Visionario. Y es que no hay algo que apasione más a Musk que un reto; sobre todo algo que beneficie a la humanidad.

Si hablamos de la compañía Tesla, la mayor fabricante de autos eléctricos en el mundo, nos encontramos con una empresa que según los fabricantes de autos tradicionales como Ford o GM, no existiría hasta la década del 2040. Sin embargo el auto eléctrico es una realidad y aunque actualmente es un vehículo costoso, es cuestión de tiempo para que sea incluso más económico que un coche con motor de gasolina. Tesla ha motivado a que la industria automotriz salga de su zona de confort y comience a desarrollar tecnologías sustentables, siendo las automotrices japonesas como Nissan o Toyota las más adelantadas.

El auto eléctrico busca entre otras cosas un mundo menos contaminado. Una esperanza que nos permite continuar con nuestro acelerado ritmo de vida y no pagar la factura que el planeta nos está presentando, y es que el daño al ecosistema, a nuestra casa, es irreversible; pero existe una pequeña esperanza y a esa hay que aferrarse.

Además del auto eléctrico, Musk está fabricando tecnología para casas sustentables de primer nivel y a través de otra empresa llamada “the boring company” juega con la idea de construir túneles bajo tierra donde autos convencionales puedan recorrer grandes distancias en pocos minutos, a toda velocidad.

Pero la compañía que tiene a Elon Musk completamente comprometido y que representa su propósito de vida es SpaceX. Al igual que con Tesla, ha roto en muy pocos años varios paradigmas en la carrera espacial y ha convertido los viajes al espacio en algo totalmente fuera de la ciencia ficción. La fortaleza que tienen sus cohetes para despegar y volver a aterrizar, reutilizando prácticamente todos sus componentes, hace muy diferente el camino al que la NASA recorrió para llegar a la luna, sobre todo en dinero.

En 2023 SpaceX realizará un vuelo alrededor de la luna llevando al primer pasajero privado de la historia, Yuzako Maezawa, un reconocido curador de arte. El primer paso para hacer accesible a todos nosotros el viaje al espacio, sin necesidad de entrenar para ser astronauta. Bonito paseo de fin de semana alrededor de la luna.

Pero la meta para Musk no es la luna por supuesto. El planeta rojo, Marte,  guarda en su química la posibilidad de convertirse en el segundo hogar de la raza humana, y la fecha para Musk está fijada en el 2025.

Varios científicos en la actualidad exploran la posibilidad de “terraformar” Marte. La mayoría considera posible este gran paso.

Terraformar es el término que se utiliza para modificar el planeta hostil que hoy es Marte, y convertirlo en algo parecido a la Tierra, aunque un tercio más pequeño. El primer paso es crear una atmósfera y de ahí todo lo demás será más sencillo.

El primer paso es llegar y ser capaces de comenzar a construir una civilización allá, en las condiciones actuales. Esto significará producir oxigeno de manera artificial, y tal vez vivir bajo la superficie marciana.

Posteriormente la gran cantidad de CO2 congelado en los polos marcianos, puede derretirse y en una década o dos formar una atmósfera protectora contra los rayos cósmicos y la fuerza del sol.

El paso que científicos como Michiu Kaku considera más largo es poder salir a terreno marciano, sin máscara de oxígeno. En este caso se habla de tardar 10,000 años, claro con la tecnología actual.

Vivir en otro planeta no es el sueño vacío de un multimillonario de Silicon Valley, es la esperanza de sobrevivir para la raza humana lo que mueve a Elon Musk y a otros tantos.

Entre el daño que le hemos ocasionado al planeta Tierra y los peligros que nos rodean en el espacio, la posibilidad de extinción es cercana y constante por más aterrador que nos suene.

El asteroide que hace sesenta y cinco millones de años acabó con la vida de los dinosaurios es un lejano ejemplo de como un objeto espacial puede borrar completamente la vida en todo el planeta. Un evento más cercano y familiar para nuestra especie es la erupción del volcán Toba en Indonesia hace sesenta y cinco mil años. Este evento fue menor al del asteroide, pero suficiente para eliminar al 90% de los seres humanos de la época, dejando alrededor de 2,000 personas vivas en todo el planeta. Nuestros ancestros, los que sobrevivieron.

Rayando en la locura, Elon Musk está trabajando con mucha seriedad en nuestro beneficio, como humanidad. No está solo y no debe de estarlo. La posibilidad de vivir en Marte y vivir allá una vida normal como humanidad, podría permitir sobreponernos a cualquier amenaza, incluso, tal vez la que nosotros mismos representamos.

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

2 ideas sobre “Explorador multi planetario”