Cómo fracasan las empresas innovadoras

 

Actualmente Apple es la empresa más valiosa del mundo, con más de 850 mil millones de dólares, considerada como una empresa innovadora y líder en su ramo. Pero la estrategia de la compañía de la manzana no ha aportado nada nuevo desde la muerte de su fundador Steve Jobs. Y aunque algunos podrían pensar que estaba mejor con Jobs, hay posibilidades de que su actual CEO, Tim Cook este haciendo lo correcto. Según Clayton Christensen, experto en innovación de Harvard, muchas de las empresas innovadoras que han fracasado en el pasado, han fallado precisamente por ser disruptivos sin importar las circunstancias vigentes en el entorno, y curiosamente cuando todo el mundo comentaba su gran éxito y lo imparables que parecían, era el momento en donde estaban construyendo su monumental fracaso.

Un ejemplo es la empresa Sears, que hoy nadie considera innovadora. Pero en los años 60 era el ejemplo de innovación y de éxito en el sector de retail en Estados Unidos, siendo los creadores de estrategias tan emblemáticas como la cadena de suministro, la venta por catalogo y la tarjeta de crédito.

Siendo lideres en su ramo, dejaron entrar al juego empresas como Mastercard y Visa, no se involucraron en el negocio de ventas con descuento, y poco a poco, fueron perdiendo el liderazgo, y hoy nadie apuesta por Sears.

Existen dos tipos de innovación, las basadas en tecnología disruptiva y las basadas en tecnología sostenible.

Las primeras son las que representan cambios radicales con productos totalmente nuevos en el mercado, como el primer iphone; las otras son mejoras y fortalecimiento de productos existentes, como el iphone X.

Este tipo de empresas, cuentan como parte sustancial de su fracaso en el insistir exclusivamente en tecnologías disruptivas. Un problema de este tipo de apuesta es que a veces la innovación rebasa la necesidad del mercado, además de que normalmente una idea disruptiva surge con desempeño pobre y problemas que se resolverán en el futuro. La clave para mantener el liderazgo es elegir el momento específico para actuar. Por supuesto que hay que buscar ser disruptivos en nuestros productos y servicios, pero entendiendo el ritmo del mercado y que tal vez el cliente solo necesita una mejora del producto conocido. Estas pausas le permiten a la empresa reconectarse con su mercado, experimentar en nuevas oportunidades de negocio, e incluso detener el crecimiento de posibles competidores. Actualmente Apple, no es la empresa que fue hace unos años, con pequeñas mejoras en productos insignia como el iPhone o la Mac, pero sin ofrecer nada disruptivo en el mercado, aún. Tal vez Apple, la creación más valiosa de Steve Jobs aprendió que, lo más importante no es romper paradigmas, lo más importante es mantenerse a flote y sobrevivir.

 

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Una idea sobre “Cómo fracasan las empresas innovadoras”